miércoles, 27 de agosto de 2014

MAMA PIANA (La Carreira - Valdoviño)

Mama Piana ha informado ayer en su Facebook de una iniciativa fantástica, que sin duda tendrá mucha acogida, la verdad, todo un detalle por su parte, máxime en este mes de cuesta arriba.

Ya se aproxima la vuelta al cole de los peques de la casa con todo lo que supone para ellos y para las carteras de los padres, por eso desde Mamá Piana queremos aportar nuestro granito de arena para superar semejante "TRAUMA". Por eso durante todo el mes de Septiembre invitaremos a nuestro "Plato de Niños" a todos los peques que vengan con sus familias a disfrutar de un rato agradable con nosotros. Recordad que disponemos de balones y raquetas para que podáis jugar en nuestra parcela anexa totalmente cerrada no dudéis en pedírnoslas.
 
Os esperamos y hasta pronto.

martes, 19 de agosto de 2014

MESÓN O MOURÓN (Redes - Ares)



Este verano aprovechando mi estancia por la zona mu fui con unos familiares a dar una vuelta por Redes, uno de los pueblos más bonitos que tenemos en nuestra comarca y que considero que esta poco explotado gastronómicamente. Puesto que fuimos tarde, decidimos buscar un sitio para cenar y para ello recorrimos los tres establecimientos que están en la zona del puerto hasta que finalmente y después de muchas vueltas acabamos en el "Mesón O Mourón".


Cuando llegamos y después de aparcar en el amplio parking gratuito que han habilitado para los visitantes, nos fuimos directamente a la zona del puerto, un sitio precioso en un entorno marinero donde hay una plaza enorme en la que se encuentran las terrazas de dos de los locales de este lugar, el "Café Bar A Pousada do Mariñeiro" y el "Café Bar O Peirao" los establecimientos con el sitio más privilegiado de Redes, en el mismo puerto, el primero de ellos no da comidas y el segundo, O Peirao, solamente tenía pescado a la plancha y como favor y puesto que íbamos con niños nos podía hacer unos filetes con patatas, con semejante terraza y no saber explotarla de otra forma, es una verdadera lástima. En vista de esto, nos fuimos al "Mesón O Mourón" que se encuentra calle arriba muy cerca de estos y después de esperar un poco nos pudieron dar una mesa para los ocho que éramos dentro del local, ya que fuera la terraza estaba llena.

Este mesón es muy pequeño y de lo más corriente, tiene cinco mesas pequeñas en su interior donde no caben más de veinte personas y bastante comprimidas y donde tienen un personal muy agradable y atento. No tiene carta y ofrece platos tradicionales, raxo, calamares, parrochitas fritas, croquetas, tortilla, pimientitos, zorza, chipirones... en unas raciones muy abundantes. Nosotros en esta ocasión éramos ocho personas cuatro adultos y cuatro niños y pedimos una tortilla grande, y tan grande que casi sobró la mitad, para mi gusto personal demasiado pasada, me gustan menos hechas, calamares fritos, raxo y chipirones a la plancha, la comida estaba bien y las raciones muy abundante, todo esto más dos jarras de cerveza grandes y un par de aguas grandes, pagamos 52€, los helados y los cafés nos los fuimos a tomar a la terraza del puerto, ya que en el local hacía mecho calor  y había demasiado bullicio ya que es donde acaba todo el mundo que quiera cenar decentemente en esta localidad.




Una jornada muy agradable en un sitio realmente bonito como es el Puerto de Redes, para el que no lo conozca vale la pena visitarlo y si tienes la oportunidad de poder disfrutar de una agradable cena en buena compañía, no hay ni que pensarlo.

Saludos.

miércoles, 13 de agosto de 2014

A PEDRA FEITA - Museo da Salazón (Ares)


Después de mucho tiempo intentando conocer este establecimiento por fin el pasado sábado pude probarlo y que mejor que con mi familia. Para el que no lo conozca, este local se encuentra situado en la parte de atrás del Ayuntamiento de Ares, era un antiguo almacén de sal que se ha reconvertido en un bonito mesón, que actualmente es uno de los sitios más demandados en Ares. Había intentado ir en otras ocasiones siempre sin reserva y nunca conseguimos sitio, pero este día cuando llegamos después de esperar un ratito y gracias a una camarera muy atenta que nos informó cómo funcionaba el tema de la terraza tuvimos la suerte de que quedó libre una mesa. 
Este local es muy acogedor, entre sus paredes de piedra tiene un comedor compartido con la barra donde hay unas cuantas mesas y unos barriles altos donde también se puede picotear en el que se puede reservar, y dispone además de una amplia terraza en su parte delantera con capacidad para 30-40 personas bastante comprimidas donde no admiten reservas y donde se espera a que quede un sitio libre para poder cogerlo. Su decoración interior es muy bonita, dado que era un antiguo almacén de sal, en el se pueden ver algunos aperos de trabajo y una cristalera en el suelo que nos permite ver las antiguas bodegas o almacenes.


En su carta nos encontramos dos apartados perfectamente definidos, una parte donde tenemos lo que hay para picotear en la que encontramos tortillas varias, tablas de embutidos, ensaladas, pollo con setas, croquetas y algunas cosillas más, y otra parte donde nos ofrecen una serie de sugerencias del local donde podemos encontrar queso con anchoas de Santoña, ensaladilla, huevos rotos con jamón ibérico, secreto, pulpo a la plancha con grelos entre otras cosas, además fuera de carta siempre ofrecen una serie de platos complementarios donde encontramos siempre algún marisco y pescado por supuesto y como tiene que ser con los precios, cosa que no en todos los sitios lo hacen.

En esta ocasión éramos cuatro personas dos adultos y dos niños y pedimos además de una botella de agua y un par de cañas, una tortilla de cebolla mediana (de entrada viene bastante cruda cosa que a mí me encanta pero siempre con la posibilidad de pasarla más), una ración de croquetas de jamón ibérico tamaño XXL y media ración de pollo con setas, la verdad todo estaba buenísimo, unas raciones muy abundantes, sobró comida, y gracias a la camarera tan amable que nos atendió que nos supo aconsejar perfectamente en las cantidades, sino hubiese pedido más, no hay como una atención profesional como la que nos tocó, por cierto, aún estando a reventar el local de gente nos sirvieron muy rápido y muy bien. Puesto que los peques estaban muy cansados dejamos el café y el postre para otra ocasión, de precio excepcional, pagamos por todo 23€.




Sin duda este sitio me ha encantado y lo recomiendo, tiene una atención buena, muy rápida, unos precios muy asequibles y el local en sí es muy acogedor, espero volver pronto ya que me han quedado algunas cosillas ricas por probar siempre y cuando consiga sitio, os aconsejo que si tenéis pensado ir hagáis una reserva previamente, dejo los datos en la tarjeta que aparece al principio de este post.

Saludos a todos.


jueves, 7 de agosto de 2014

NUÁ GASTROBAR (Ferrol) Por nuestro colaborador Daniel Duque

El otros día nos quedamos a picar algo por el centro de Ferrol y nos decidimos por probar un sitio nuevo. Se trata del "Nuá Gastrobar", en la esquina que hacen la Calle Coruña con la Calle Magdalena. Ya había ahí otro local de restauración anteriormente, pero no recuerdo su nombre ahora mismo.


Un local acogedor y moderno, pequeño pero bien aprovechado y sin que te sientas agobiado. La cocina está a la
vista con paredes de cristal. Personal muy amable y con la consumición te ofrecen unos pinchos variados para que elijas.

En cuanto a la carta, es bastante escueta y se complementa con sugerencias del día fuera de carta. Platos que se salen de lo típico y que invitan a probar algo diferente. Por ejemplo, las sugerencias del día esta ocasión eran osobuco de ternera, codillo braseado, zamburiñas, bonito en rollo y tarta de la abuela. También ofrece vinos por botellas acompañados de diferentes tablas de embutidos.

Nosotros nos decidimos por un bonito en rollo y un abanico ibérico. Todo estaba muy bueno y una presentación muy cuidada. De postre elegimos tarta de la abuela y tarta de queso y brownie, también muy buenos aunque me quedo con la tarta de queso y brownie. Todo acompañado de 4 copas de vino y un chupito (única parte negativa porque estaba horrible) por 35€ en total para dos personas.




Un sitio al que volveremos seguro, donde probar algo diferente al típico zorza/raxo/chipirones, con un personal muy amable y donde cuidan los detalles. Os lo recomendamos.