domingo, 2 de febrero de 2014

CASA RAQUEL (Magalofes) Por el Sr.Gaveiras

Este restaurante es el típico que te sorprende, por varios motivos, ni buenos ni malos, simplemente te sorprende. Primero por su ubicación, totalmente alejada de cualquier sitio. Segundo porque si pasas por su lado un poco distraído, ni te enteras de que es un restaurante.  Tercero porque teniendo en cuenta lo anterior lo primero que piensas es ¿Qué estrategia siguen para sobrevivir? y más en los tiempos que corren. No sé si tiene éxito o no, teniendo en cuenta que está cerca del "Muiño do vento" pero lo cierto es que me lo recomendaron y aunque parezca mentira, es la mejor publicidad que se puede hacer.

Lo primero que te encuentras es que el restaurante es una casa, con una especie de "porche" cubierto (que en verano debe estar muy bien) y por donde se entra al local. Una vez dentro, es el típico bar en donde tampoco te imaginas que te van a dar de comer, pero sí, es más, se nota en los "pinchos" (por no llamarlos medias raciones) que te ponen cuando pides algo de beber y que por cierto estaban muy ricos (en nuestro caso, croquetas caseras y pimientos rellenos de marisco/pescado).

Cuando llegaron las otras dos personas con las que había quedado para comer y que eran las que ya conocían el sitio y después de los respectivos pinchos, pasamos al comedor. He de decir que éramos los únicos y por supuesto ayudó a que la atención fuese perfecta. Una vez revisada la carta, decidimos pedir los mismo para todos, es decir, almejas a la plancha de primero y rape en salsa de segundo además de una ensalada, todo acompañado por un albariño. Las almejas estaban muy buenas y lo cierto es que no se si pusieron una ración o dos (valorarlo vosotros mismo por la foto). El rape no fue el mejor que he comido en mi vida, estaba bien pero un poco duro. No pedimos postre, sólo café.



El total fue de 32 € por persona, quizá un poco caro pero ya se sabe que cuando entra en la ecuación algún marisco y/o un buen vino, los números se disparan. Desde luego las cantidades estaban más que bien, el trato como dije perfecto, y el local agradable pero sin nada que resaltar (o criticar).

Creo que es inevitable compararlo con el "Muiño do vento" por varios motivos (localización y cocina de mercado) y creo que es injusto porque esperas una elaboración y un despliegue que no vas a encontrar y no por ello el restaurante es criticable.

Me quedé con ese sabor agridulce por no haber podido disfrutar del rape lo que hubiese querido y por ello es probable que no tarde mucho en volver para poder valorar un poco mejor la cocina.




No hay comentarios: